La inefable Cecilia Pando realizó una insólita definición en la previa de la marcha contra el 2x1 a los genocidas: sostuvo que "luego de la guerra", "los militares no violaron un semáforo en rojo". Además, negó que esté de acuerdo con "la dictadura" y mostró su decepción con el Gobierno por su marcha atrás en la materia.

En diálogo con Radio con Vos, la apologista de la última dictadura sostuvo que vivimos en un país "bananero", por la decisión de los tribunales inferiores de no seguir los lineamientos del fallo Muiña. "Saquemos la Corte y que empiecen a decidir los organismos de DD.HH.", se quejó.

Pando cuestionó a la sociedad por "hipócrita" y se animó a decir que "después de la guerra (sic), los militares no violaron un semáforo en rojo". Esto, pese a que ninguno dijo hasta el momento el destino de todos los niños apropiados y que siguen siendo buscados.

Embed

"No apoyo al terrorismo de Estado ni apoyo a la dictadura, quiero que se aplique la ley como corresponde porque el fallo de la Corte se ajusta a derecho", recalcó insólitamente.

Sobre la posición del Gobierno, que primero apoyó el fallo y luego dio marcha atrás, remarcó que no la comparte y se mantendrá en esa postura hasta que dejen de "violarse" las "garantías constitucionales para los mas de 1500 ilegalmente detenidos". Y agregó: "Los políticos son unos hipócritas, puertas adentro me entrevisté con muchos, me dicen algunas cosas y puertas afuera cambian". En mayo de 2016, el ministro de Justicia, Germán Garavano, mantuvo una reunión con Pando.