Más de la mitad de la población manifestó su rechazo a cómo el Gobierno manejó el caso de la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, ocurrido muy probablemente en el marco de la represión de Gendarmería a manifestantes mapuches en la provincia de Chubut. Sin embargo, eso no cambió las preferencias electorales en los comicios de octubre.

El dato fue revelado por la consultora Taquion y 3PuntoZero, en un sondeo realizado en la provincia de Buenos Aires sobre 750 casos. Según el sondeo, el 50,8% de los consultados dijeron que el Gobierno manejó mal, en líneas generales,el caso, contra un 49,2% que afirma que lo hizo correctamente.

Sin embargo, el crecimiento de la valoración positiva del accionar oficial creció casi 5 puntos, misma proporción que el descenso de los que lo ven negativamente.

En esa línea, un 52% de los consultados sostuvo que el Gobierno debería haber apartado a los gendarmes, aunque sea de forma preventiva hasta conocer qué pasó. El Gobierno, en boca de su ministra Patricia Bullrich, respaldó desde un primer momento el accionar de la fuerza de seguridad. El operativo del 1 de agosto, se supo luego, fue organizado el día anterior por Pablo Noceti, alto funcionario del ministerio.

Existe una correlación entre la posición en torno al caso y el voto en octubre. Los simpatizantes de Esteban Bullrich respaldan el accionar del oficialismo, en tanto que los votantes de Unidad Ciudadana son los más críticos. Lo curioso: entre los votantes de Néstor Pitrola (FIT) hay una mayoría (63%) que está de acuerdo con el accionar del Gobierno en el tema y casi la mitad (49,7%) dijo que recién había que esperar un veredicto para separar o no a los gendarmes.