La fiscal a cargo de la investigación del femicidio de Anahí Benítez y titular de la UFI 2 de Lomas de Zamora, Verónica Pérez, desmintió que la adolescente haya sido enterrada con vida y descartó los dichos del abogado Lucio De La Rosa, defensor del único imputado y detenido por el caso.

En diálogo con el portal DiarioConurbano.com, la fiscal a cargo del caso afirmó que “había tierra en la boca” pero aclaró que “no en las vías aéreas de la víctima” y sostuvo que “se consultó en concreto al médico autopsiante y descartó esa posibilidad”.

Además, la funcionaria judicial recordó “no aparece en la autopsia" la condición de que Anahí haya sido enterrada viva.

Hasta donde se conoce, en la autopsia se consignó que la adolescente murió como consecuencia de una asfixia pero no por compresión – ahorcada - sino por obstrucción de las vías respiratorias. Esto abría la posibilidad que la menor de 16 años hubiera sido enterrada con vida.

LEÉ MÁS: Aseguran que Anahí Benítez fue enterrada con vida

En declaraciones a la prensa, el defensor del detenido Marcos Bazán había planteado la tenebrosa hipótesis: “Lo que dice la autopsia es que recibió algunos golpes, que perdió la consciencia. Habla de una serie de punzadas que tienen dos centímetros de profundidad. Además, señala que la muerte se pudo haber producido por asfixia, es decir que cuando la enterraron tenía pérdida de conocimiento, pero no que había fallecido antes".

Asimismo, indicó que el estudio forense hace referencias a lesiones y a "un estado de inconsciencia en el momento en el que fue enterrada" pero los investigadores lo desmintieron.