Los investigadores del crimen de Anahí Benítez llevaron a cabo cuatro allanamientos en distintas viviendas de la localidad de Llavallol y hallaron un teléfono celular que sería el que utilizaba la adolescente.

Fuentes policiales aseguraron que el procedimiento más importante fue realizado en la calle José M. Jorge al 400, de Llavallol, donde se hallaba un hombre identificado como Marcelo Villalba de 40 años y su hijo de 17, quienes quedaron aprehendidos a disposición de la Justicia.

Según los investigadores, la policía llegó a esa vivienda cerca de las 8 de esta mañana, ubicada a unos 600 metros del ingreso a la reserva natural donde apareció el cuerpo, luego de que se determinó que el aparato celular de la adolescente se hallaba allí y estaba siendo utilizado con otro chip.

"No sabemos qué es lo que encontraron porque nadie nos dijo nada. Nosotros somos del barrio de toda la vida y no conocemos al hombre que está detenido (por Marcos Esteban Bazán)", dijo este mediodía uno de los hijos del hombre demorado tras el allanamiento.

Los procedimientos fueron realizados a pedido de las fiscales de la causa, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, quienes además dispusieron una serie de peritajes en el lugar que llevaban a cabo detectives de la Policía Científica.

LEÉ MÁS: La nueva sospecha de los investigadores del crimen de Anahí

Por otra parte, familiares y amigos del detenido Bazán realizaban este mediodía una marcha frente a los Tribunales de Lomas de Zamora para reclamar la libertad del imputado, al considerar que se trata de "un perejil".

"Queremos Justicia real, no perejiles", señala un cartel con el que convocaron a la manifestación los familiares del acusado.