Tal cual como pasó en mayo, el acuerdo que se firmó como promesa para evitar mayores despidos tardó poco en romperse. A menos de una semana del pacto que sellaron empresarios, gobierno y CGT, ya son casi 500 los trabajadores cesanteados en distintos conflictos ocurridos recientemente y que tomaron relevancia pública.

LEE MÁS "Firman el segundo compromiso antidespidos"

Como parte del entendimiento del Gobierno y la CGT, gremios y empresarios firmaron un compromiso para que no haya despidos hasta el mes de marzo de 2017. Esto pasó pese a que hace seis meses, los empresarios y el Gobierno habían firmado un documento no vinculante del mismo tenor en la Casa Rosada, en medio de los reclamos por la ley antidespidos. Luego de que ese acuerdo no tuviera efectos y la ley se vetara, el gremialismo eligió seguir con una postura conciliadora mientras los indicadores sociales siguieron cayendo.

Embed

En esta ocasión ocurrió algo similar. El pasado jueves, los gremialistas anunciaron el acuerdo al que arribaron, luego de arreglo por un bono de fin de año que, se supo luego, no es obligatorio y cuya suma de 2 mil pesos era solo "referencia" y no un piso.

No a los despidos

Pérez Companc: 270 trabajadores en la calle

Una de las empresas que ya notificó los despidos se trata de Pecom Servicios Energía, perteneciente al holding Pérez Companc. Pese a que los petroleros estarían cerca de firmar cambios en el convenio colectivo, que implica una flexibilización laboral, la compañía los despidió por haber participado de una protesta el mismo día que la central sindical firmaba el acuerdo, informó el matutino Página 12.

Puma: 200 empleados afuera

Otra empresa que anunció recientemente que disminuirá su plantilla con el arreglo antidespidos vigente se trata de Herzo SA, que produce indumentaria para la firma Puma. La fábrica está radicada en San Luis y, según el portal Infogremiales, la cantidad de damnificados llega a los 200.


Aluar: un empleado y conflicto

Otra firma importante que despidió a una persona fue la fábrica de aluminio Aluar. La decisión empresarial desató una medida de fuerza de sus compañeros, atentos a que este pueda ser el primer globo de ensayo para una reducción de personal mucho mayor.