La Cámara Federal de Casación anuló la prisión domiciliaria concedida al genocida Miguel Etchecolatz y ordenó que se dicte una nueva resolución, tomando en consideración los informes médicos elaborados por peritos oficiales, así como también la posición de la fiscalía, quienes se mostraron contrarios al beneficio solicitado.

De esta forma, el máximo tribunal penal del país anuló un fallo que en agosto pasado concedió a Etchecolatz el arresto domiciliario por razones de salud. Sin embargo, el represor continuaba detenido en el marco de otras causas, a disposición de la Justicia de La Plata, donde hay recursos pendientes de resolución sobre sus pedidos para obtener la prisión domiciliaria.


En el ámbito de la Justicia de la ciudad de Buenos Aires, la fiscalía apeló la decisión de concederle el beneficio, porque los camaristas que lo hicieron no habrían tomado en cuenta "la opinión de peritos expertos del Cuerpo Médico Forense e incluso los de parte que, en este incidente y también en el de La Plata, sostuvieron que las patologías que presenta Etchecolatz pueden ser tratadas dentro de la unidad de detención donde se aloja".

Ante ello, los jueces de la instancia superior, Casación, entendieron que "no puede soslayarse que la decisión adoptada reconoce como único basamento fáctico el informe médico de galenos que asisten cotidianamente a Miguel Osvaldo Etchecolatz, aportado por su defensa pública", según se destaca en el propio fallo.

En esta nota