En medio de un fuerte operativo de seguridad y a una hora de cerrar la votación, la candidata porteña por Vamos Juntos, Elisa Carrió, se presentó en el colegio de Recoleta a emitir su voto y rompió el silencio después de sus lamentables declaraciones sobre Santiago Maldonado.

Tras comprar el cuerpo encontrado en el Río Chubut con Walt Disney, las declaraciones de Carrió no cayeron bien en el seno de Cambiemos y la mandaron a guardar silencio. Este domingo, le fue inevitable evitar a la prensa y expresó que “uno no puede estar feliz pero está tranquilo y con la conciencia en paz”.

Al ser consultada de cómo pasó los últimos días, fue escueta en su respuesta: “Como siempre rezándole a Dios, yo confío en él y todo está bien”.

“Perdono a todos de corazón y hace mucho me pasa lo mismo”, manifestó la candidata ante sus declaraciones de que la política la dejó sola y sostuvo que “hace 24 años que la última semana es así”.

Y respecto a sus desafortunadas declaraciones sobre Maldonado, aclaró: “Si ofendí a alguien sí pido perdón, pero lo hice de buena fe. Sólo quería que aparezca con vida, había una mínima posibilidad (de que estuviera en Chile) y confiaba en eso y no fue posible”.

“Quería que apareciera con vida, no quiero que se interprete que puedo hacer un uso político de algo que no quiero. Rezo por él y Dios lo tiene en sus manos”, enfatizó.