El supermercado Carrefour despidió a 50 empleados de la sucursal que tiene en la ciudad entrerriana de Paraná, según confirmó el sindicato de Comercio de la ciudad a El Destape. La empresa alega una crisis en el sector por "caída de ventas" y "perdida de rentabilidad".

"Han decidido despedir a 50 trabajadores, con la excusa de siempre: la caída de las ventas y la baja de la rentabilidad", afirmaron desde el sindicato en un comunicado de prensa.

El Subsecretario General del sindicato de Comercio de Paraná, Rubén Bernabé, contó que la empresa abrió hace un mes un registro de despidos voluntarios, que no tuvo éxito: de 270 trabajadores sólo se anotaron 4 por la incertidumbre laboral que existe en el país.

"Como fracasó el plan, la empresa nos comunicó el despido de 50 personas que nosotros rechazamos de forma inmediata", explicó Bernabé. La empresa echó así al 20 por ciento de su personal, sin presentar de forma anticipada un plan preventivo de crisis.

De acuerdo a datos del INDEC, las ventas en los supermercados cayeron en los primeros cinco meses del año en un promedio del 2,5 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2016. La caída es todavía más abrupta -casi del 10%- si se lo compara con los datos de 2015.

El organismo, que dirige Jorge Todesca además informó entre mayo de 2016 y mayo de 2017 se perdieron 1150 puestos de trabajo en supermercados.

"Que quede claro. No están perdiendo plata, están ganando menos de lo que pretenden. El empleado es un número para ellos. Y allí ajustan", informaron desde el sindicato de Entre Ríos.

En esta nota