La empresa Carboclor comunicó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que cerrará su planta en Campana debido a que atraviesa una grave crisis económica. Además afirma que despedirá a los trabajadores de la planta y presentó un Procedimiento Preventivo de Crisis ante el Ministerio de Trabajo.

En el documento, al que tuvo acceso El Destape, la empresa -que tiene capitales de Odebrecht- comunica que el directorio decidió el cierre de la planta fabricante de Solventes Oxigenados y Solventes Alifáticos y Aromáticos, para sólo dedicarse al almacenado y la logística asociada al mercado portuario.

Además comunica el despido de los trabajadores, pero no especifica quiénes, ni cuántos serán. En un entrevista con El Destape, el secretario general del Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de Zárate, Norberto Lubo, explicó que en la planta hay 80 trabajadores afiliados a su gremio más otros 70 que están bajo otro convenio.

Es decir que en total podrían quedar en la calle 150 trabajadores. "Nosotros estamos en la planta y sabemos que a algunos de los trabajadores no los dejaron ingresar. Sin embargo todavía no llegaron los telegramas de despido, así que esperaremos", explicó Lubo. Según pudo saber El Destape, la compañía pidió a los supervisores de la compañía que no vayan a la planta.

Embed

Hace algunas semanas, el empresario Jorge Neuss -reconocido por explotar varias plantas productoras de energía- se interesó por la compra de la compañía que en diciembre había comunicado que su filial en Argentina "no muestra signos de recuperación en su balance más reciente, ya que la producción cayó por debajo de los “niveles normales". Sin embargo, Neuss comunicó a los trabajadores de Carboclor que la empresa no aceptó la propuesta.

Carboclor opera en Campana desde 1968 y se dedica principalmente a la producción de solventes para gasolinas y en parte al negocio logístico. Las empresas químicas de la zona sufren una grave crisis desde la asunción de Mauricio Macri. Ya cerró Atanor, la compañía que ahora importa anhibrido acetico y ácido acético, dos productos que antes se fabricaban en Baradero.

La empresa ya presentó ante el Ministerio de Trabajo un Procedimiento Preventivo de Crisis. Los operarios esperan en sus puestos los telegramas de despido y desde el Sindicato de Petroquímicos exigen una reunión con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, para salvar los puestos. Hay 150 familias que podrían quedar sin sustento económico.

Embed

En esta nota