El Gobierno iniciará la próxima semana una gira para lograr la colocación U$S 5.000 millones en el mercado internacional y un bono local en pesos por el equivalente a otros U$S 2.000 millones. Además, acordó ya con un grupo de seis bancos tomar otros U$S 6.000 millones con un REPO a 18 meses.

El flamante ministro de Finanzas, Luis Caputo, encabezará la semana próxima un equipo que se reunirá con inversores de Londres, Boston y Nueva York, mientras el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, encabezará otra que mantendrá encuentros en Los Ángeles y Nueva York. Las dos delegaciones confluirán el jueves en Nueva York, día en que se realizará la operación financiera.

El funcionario además colocará deuda por U$S 6.000 millones a bancos locales. Caputo aseguró que "no hay ningún cuco" con el financiamiento "ni ningún festival de bonos, porque la sustentabilidad de la deuda está garantizada"

LEER MÁS: ¿Vuelven los buitres? El Gobierno renuncia a la inmunidad soberana

"Vemos una buena demanda", dijo Caputo, al sostener que se siguen "eliminando las trabas a la inversión que estaban desde hace muchos años y seguiremos trabajando en esa línea". En una conferencia de prensa en la que se presentó el programa financiero para este año, dijo que "la mayoría de las provincias están en una situación fiscal mejor que la República" y estimó que las necesidades financieras y las colocaciones de este año "van a ser menores a las del 2016".

En su programa financiero, que presentó ante los medios, Caputo confirmó que necesitará unos u$s40.000 millones para afrontar las necesidades del Poder Ejecutivo en 2017: la mitad, para atender el déficit; y la otra mitad, para pago de deuda.

Bausili explicó que la provincia de Buenos Aires, que el año pasado se endeudó por U$S 4.000 millones, este año lo hará por U$S 2.000 millones, y sostuvo que Chubut, que en 2016 colocó U$S 650 millones, este año no saldrá a colocar nueva deuda.

En esta nota