Nicolás Caputo, el "hermano de la vida" de Mauricio Macri, fue beneficiado por la adjudicación de la construcción de un sistema de almacenamiento en seco de elementos combustibles radioactivos de la central atómica Atucha I por parte de la empresa estatal Nucleoeléctrica Argentina (NASA).

En la edición de Página 12 se detalla que la obra es por 513,6 millones de pesos y no se difundió porque al ser una sociedad anónima NASA no está obligada a realizar licitaciones públicas, aunque sea una firma controlada por el Estado Nacional.

En enero del año pasado, Caputo ya había sido beneficiado con la adjudicación de la obra civil para la instalación del reactor nuclear RA-10, un contrato de 797 millones de pesos.


A su vez, el 21 de octubre la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) realizó la apertura de sobres con los antecedentes técnicos y económicos presentados para finalizar la obra civil del edificio del reactor Carem 25 y Caputo S.A. picó en punta, entre los ocho competidores, para quedarse con otra obra que tiene un presupuesto cercano a los 1300 millones de pesos. El próximo lunes 23 esa compulsa comenzará a definirse cuando se abran los sobres con las ofertas económicas.

Cuando Mauricio Macri asumió la presidencia, ordenó quitarle la obra civil a NASA y llamar a licitación. Esta medida tenía como objetivos, por un lado, ajustar los costos porque Nucleoeléctrica tiene el mejor convenio laboral del sector atómico. Por otro lado, generar negocios para los privados como Caputo, quien ahora compite por la obra con IECSA (la empresa que Macri le vendió a su primo Ángelo Calcaterra), Techint, Milicic, José Cartelone y una serie de UTEs que completan el listado.