El Gobierno nacional avanza en una movida sin precedentes en la historia argentina: anunció la emisión de un bono de 2.750 millones de dólares con un vencimiento de 100 años de plazo y una tasa de interés del 7,9%. Y las críticas no tardaron en llegar, tanto de economistas liberales como de la línea opositora. Políticos y dirigentes, todos salieron con los tapones de punta a advertir sobre el peligro de la maniobra del Gobierno.

Pero para el creador de dicha medida, el bono que pagarán los próximos 25 presidentes "es un gran logro". "Si fuera un tema de conseguir tasas bajas tendríamos que colocar todo en Letes al 2,75% anual, pero eso nos generaría una gran acumulación de vencimientos. Lo más lógico es tratar de extender los plazos sin alterar mucho la tasa y es lo que hicimos", sostuvo en declaraciones a Infobae.

A su criterio, "un país tiene problemas con su deuda cuando se financia a tasas altas y plazos cortos. Es al revés de lo que estamos haciendo nosotros, que conseguimos bajar las tasas y alargar plazos. Una deuda de USD 2.750 millones a 100 años se termina licuando con el crecimiento. Es como haber tomado un préstamo de 100 millones a valores actuales".

No obstante, cuando el periodista le insistió con que la tasa de 7,9% anual por tantos años parecería ir en contra del objetivo de reducir el riesgo país, Caputo explica: "El objetivo central es pagar deudas escalonadamente. La tasa fue muy buena, si tenés en cuenta que a 30 años pagás hoy el 7,15%. Con sólo 0,75% anual más extendiste el plazo de 30 a 100 años. Esa sobretasa fue incluso más baja que la pagada en su momento por México".

Sobre la suba de la tasa de interés que anunció la semana pasada la FEB, el ministro relativizó su impacto en este bono porque, según dijo, "si bien la tasa empezó a subir en Estados Unidos, la de largo plazo está bajando, por lo que es un buen momento para endeudarse a plazos prolongados".

"Hoy las condiciones son excelentes para eso, más adelante nadie sabe. Pero además no hay que perder la perspectiva. En la década de 1990, Estados Unidos se endeudaba a tasas de entre 7% y 9% anual. Nosotros salimos del default hace un año y ya conseguimos esos mismos niveles. Ahora hay que seguir trabajando para bajar más el riesgo país. Cumplir con las metas de reducción del déficit fiscal, bajar la inflación y que la economía, como está sucediendo este año, es clave para conseguirlo", resumió su defensa Caputo.

El ministro negó que el enduedamiento sea para gasto corriente, afirmó que se utilizará para hacer obra pública. "¿Le preocupa el aumento en el nivel de endeudamiento?", le preguntaron y lanzó: "Otro gran mito es el nivel de deuda".

En esta nota