El Plan Belgrano nunca le hizo honor a su nombre. No tiene obras propias, sino que se adjudica las realizadas por cualquier ministerio en las 10 provincias que abarca. Esto impide el control de que realmente se inviertan U$S 2.000 millones en tres años, como prometió Mauricio Macri. Del dinero presupuestado para 2017, José Cano sólo utilizó el 26%.

El Presidente le tomó jura hoy al nuevo titular de la Unidad Plan Belgrano, Carlos José Vignolo. El correntino toma las riendas de un organismo vacío de fondos ante la ambición legislativa de Cano en Tucumán.

Para que Vignolo reimpulse la entidad dependiente de Jefatura de Gabinete, debería darle un giro impensado y replantearlo por completo. Es que no maneja presupuesto real: para 2017 le asignaron sólo $ 86,8 millones, con los que sólo pueden solventar sueldos y gastos administrativos menores. Sin embargo, hasta agosto sólo se gastaron $ 23 millones, lo que equivale al 26,4%.

Por esto que el rol de los radicales a cargo trata de una mera coordinación, o tampoco, de trabajos de cualquier ministerio que invierta en Jujuy, Salta, Tucumán Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones. Las críticas por las subejecuciones son múltiples, tanto por frenar obras en construcción a 2015 como por no iniciar algunas nuevas.

LEER MÁS: El fracaso de las inversiones del Plan Belgrano

“Nunca se logró que fuera concebido como un plan presupuestario y esto dificulta el control e impide se analice el grado de avance. Si hay que guiarse por las obras salteñas que el jefe de Gabinete (Marcos Peña) le fue entregando al Congreso, ninguna es nueva”, explicó el diputado nacional Pablo Kosiner, del Bloque Justicialista, a El Destape.

Graficó esto con los anunciados trabajos viales en las rutas 50 y 51, donde se continuaron los ya iniciados, y las autopistas en las 9 y 34, donde ni siquiera se licitaron.

“El Gobierno coloca dentro del plan obras que no tienen que ver con el destino del plan para llegar a la meta que querían”, dijo Kosiner, en relación a los U$S 2.000 millones para 2016, 2017 y 2018 divulgados por el Presidente. Ante esto fue que incluyó el pago de la reparación histórica, la devolución de las retenciones a los productores, radares y esterilización veterinaria, como reveló este medio. “Por algo el Gobierno perdió en ocho de las 10 provincias donde está el Plan Belgrano”, analizó el legislador cercano al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

“El Plan Belgrano es una entelequia, no tiene obras propias. Sólo hace propaganda cada vez que un ministerio usa su presupuesto propio en una obra”, coincidió el diputado Juan Manuel Pedrini, del FPV-PJ.

El chaqueño, miembro de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja, aportó que, por medio del ente, el Gobierno frenó las obras empezadas en el ramal C3 del tren Belgrano Cargas que llega al puerto de Barranqueras.

Además, con la construcción del gasoducto del NEA se planeaba la red de distribución de gas domiciliaria en las cuatro provincias donde no existe aún: Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones. Energía Argentina SA (ENARSA), a cargo del trabajo, se limitará a la extensión troncal y no del abastecimiento a las poblaciones de la región. Aunque Vignolo es correntino, quedó por el momento fuera de los planos la llegada a estas provincias del litoral.

En esta nota