A un año de que el juez Rodolfo Canicoba Corral intervino, con el aval del gobierno de Mauricio Macri, el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU), su obra social y su fundación, se conoció ayer que se prorrogó esta fiscalización por 180 días. Tras la salida de la ex diputada del PRO Gladys González, que se oficializará el 22 de febrero, el magistrado nombró al abogado Alfredo Bertonasco a cargo del gremio y con el objetivo de preparar el camino para las elecciones antes de fin de año.

Otra de las medidas que ordenó Canicoba Corral fue que se investigue a dirigentes del gremio y la mutual, entre quienes está Mario Morato, quien fue el segundo de Omar “Caballo” Suárez cuando éste conducía el gremio hasta el 18 de febrero del año pasado. Hoy, Suárez está detenido por la causa que se inició en su contra por el entorpecimiento de las vías navegables.

"Para los marítimos esta una fecha nefasta. En un año se perdieron tres mil fuentes de trabajo, el derecho a tener una obra social digna y hubo convenios colectivos que no se repetaron. También entendemos que González estuvo lejos de normalizar el sindicato", advirtió el el referente de la agrupación "18F SOMU Somos Todos", Juan Barbato.

Por otra parte, el juez ordenó al Banco Nación que informe sobre la existencia de cajas de seguridad del SOMU y así conocer quiénes eran sus titulares y los movimientos realizados a través de ellas.

Bertonasco, por orden del Ministerio de Trabajo, tendrá a su cargo “todas las actividades concernientes al acto eleccionario” y deberá informar todos los días a la cartera que dirige Jorge Triaca "el avance de los actos concernientes a la elección y asuman dentro del menor plazo posible las nuevas autoridades”.

Sobre el nuevo interventor, Barbato dijo: "Tenemnos entendido que no responde a ninguna corriente política ni sindical y que va a preparar el camino eleccionario para que antes de fin de año haya elecciones. Además, se encargará de convocar a las agrupaciones para que se forme la junta electoral. La idea es transparentar el proceso para que ninguna lista que pierda trate de impugnar la elección".

Si bien siente que el 2016 fue un año de muchos retrocesos para su sector, Barbato se mantiene confiado de cara a lo que vendrá y expresa que su agrupación es la representación genuina de los marítimos. "Somos la única agrupación que desde el 18 de febrero de 2016 no dejamos de estar un solo día al lado de los compañeros mientras que ex dirigentes se escondían y se golpeaban el pecho diciendo que eran los mejores", aseguró.

En esta nota