El proyecto de actualización de haberes jubilatorios y amnistía fiscal incluye cambios estructurales del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). Además de que se podrán liquidar las acciones, se endeudará hasta el 25% y volverán a invertir en activos del exterior.

El FGS, que es la cartera de inversiones de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) y que dirige Luis Blaquier, va a ser la llave que usará el Gobierno para pagar los $75.000 millones estimados que se necesitarán para la reparación de los haberes, que en parte se cancelarán con el blanqueo.

Para eso, el Ejecutivo incluyó en el proyecto de ley que envió a la Cámara de Diputados varios cambios en esta dependencia, creada después del traspaso de las AFJP al Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones.

En primer lugar, se podrán vender las acciones que el Estado tiene en unas 46 empresas que cotizan en bolsa, con un valor estimado de 90.000 millones de pesos. Así, pasa de ser un fondo de reservas para pagar haberes mensuales, es decir, gastos corrientes.

También el FGS se podrá endeudar y dar garantías hasta el 25% del fondo, algo que hasta ahora estaba prohibido. Pero el cambio más fuerte es que el FGS podrá invertir hasta el 20% en activos financieros del exterior, algo que se había dejado de hacer y que sí tenían permitido las AFJP. Es decir, que ahora el fondo más importante del país volverá a invertir en empresas y bonos de otros países.

En esta nota