Embed

El historiador y periodista Hernán Brienza analizó el presente del Gobierno de Cambiemos, lo situó en los lugares de la Historia Argentina y fue muy crítico con los medios. La televisión, 678, Intratables, Animales Sueltos, Santiago Maldonado, entre los temas en esta entrevista con El Destape.

- El Destape: Has analizado y escrito sobre varios períodos de la historia con tu particular visión. ¿Qué ves en este momento?

Hernán Brienza: Veo que en este Gobierno no son liberales a la vieja usanza, no son neoliberales, el Estado interviene a favor de sus negocios, no son liberales en lo político como en el Siglo XIX (Bartolomé) Mitre y (Domingo) Sarmiento. Pero sí lo que hay es una idea de jerarquización muy fuerte, de acumulación económica y sobre todo el proyecto del macrismo lo que más hace es pensar una jerarquía social de disciplinamiento y una domesticación de los sectores populares y de los sectores que podrían llevar adelante una hegemonía alternativa.

- ¿Con qué periodo histórico podés vincular estos dos primeros años de Mauricio Macri? ¿Hay alguna similitud con algún otro período histórico?

Más que repetición, son continuidades. Toman la lógica revanchista del '55. Me llama mucho la atención que se les haya escapado en el inconsciente colectivo la marcha para celebrar la democracia el 16 de septiembre, que es la fecha que se hizo un Golpe de Estado contra (Juan Domingo) Perón y es La Noche de los Lápices. Y además hay alguna relación también con la Década Infame en función del ajuste económico y también de la lógica de fraude interno. Lo que ha ocurrido el 13 de agosto es de una gravedad institucional importante. No por la lógica de los datos sino porque cuando los resultados se dieron vuelta directamente se llevaron las urnas. Eso no había desde el '83 en adelante a nivel nacional. Hay una lógica de otredad espantosa donde el otro, el que no piensa como él, el que es opositor, o es mafioso o es choriplanero; no hay que dialogar, hay que exterminarlo. Esa lógica costó mucha sangre en Argentina. No estoy diciendo que pueda volver a costar esa sangre pero potencialmente puede producir ese tipo de represiones violentas.

- ¿Qué les decís a los que gritan "Macri, basura, vos sos la dictadura"?

Hay que tener mucho cuidado con la sintonía fina sobre qué es el macrismo. ¿Por qué digo esto? Porque si decís "Macri, vos sos la dictadura", el ciudadano común que no ve un plan sistemático de desaparición de personas, que por ahí no entiende cuál es el sentido de la concentración económica de cada uno de los rubros, ya sea en el agroexportador, industrial o financiero, o no ve los Falcon verde por la calle, piensa que el enunciador de esa frase está desvariando. Hay que ser cuidadoso con ese tipo de cosas porque no es exactamente la dictadura, aunque tenga una emotividad o una musicalidad parecida. Una golondrina no hace verano y un muerto no hace un plan genocida, eso hay que tenerlo muy claro, hay que saber enunciarlo. Lo que pasa es que un muerto tiene una gravedad institucional, no tanto en términos de lo que puede haber ocurrido, sino por la respuesta del Estado, que lo que hace es hacerse cargo de que el muerto es de él. No cuestiona a los actores, no aparta a los actores, no se investiga a sí mismo, sino que se hace cargo de esa falta, se hace cargo de esa ausencia y creo que es ahí donde se ve el verdadero espíritu del macrismo.

- ¿Qué opinás sobre el accionar del Gobierno en el caso Maldonado?

Lo peor que hizo el Gobierno es la respuesta posterior. La negación. Cualquier gobierno puede tener un muerto o un desaparecido en una represión cualquiera, el problema es la respuesta institucional que da el Estado. El Estado actual lo que hizo es decirle a todas las fuerzas de seguridad que van a ser cubiertos cuando se produzca otra desaparición. Y es ahí donde el mensaje es pavoroso. Cuando algunos testimonios dicen que en la marcha por Santiago se escuchó "vas a ser el próximo Maldonado" lo que están diciendo es que tiene rienda libre para hacerlo. Y que esa rienda libre se las dan las jerarquías en el Estado. En ese sentido lo mas grave es la actitud presidencial, la actitud de absoluto desdén por lo que ocurrió. Después a partir de ello se generó una lógica de manipulación mediática sobre la otredad, sobre lo mapuche, sobre lo militante, lo alternativo, que es espantoso. Que un periodista hable de guerra directa a la democracia y que a esa guerra hay que responderla a mi me parece de una peligrosidad brutal.

- ¿Cómo es tu vida fuera de los medios?

Muy linda. Lo mejor pasa de la puerta de casa para adentro en la vida de las personas. El que cree que pasa en la televisión se olvidó lo que pasa en su alma. Estoy leyendo mucho, estoy trabajando en mis libros, escribiendo mucho, estoy investigando, estoy dando clases, estoy releyendo autores que hacía 20 años no leía. Estoy muy feliz en términos domésticos. No extraño la televisión, sobre todo porque me parece que hay mucho griterío, que hay mucho insulto barato, mucha imposibilidad de pensar, que se han perdido espacios no solamente de debate sino de generación de opinión con un poco menos de histeria y de urgencia a la hora de contestar algo. Es difícil la televisión de hoy. Relatores que no saben cuando una pelota entra a un arco o no hablan de política. Eso marca un poco el estado de situación del debate argentino. Si no sabés cuando es gol y cuando no es gol, ¿cómo hablas de historia o de política?.

Embed

- ¿Te sentís censurado hoy?

Lo que creo es que por alguna razón los medios de comunicación decidieron que mi lenguaje, que mis formas, que mi estética, que mi forma de pensar y de decir las cosas, no son atractivas para este momento político. No me llama TN, América ni C5N ni las radios amigas. Pero me da la impresión que son las reglas del juego. En un momento determinado te convertís en un tipo mediático y todos te llaman y después desapareciste y no pasa nada. Lo importante es lo que pasa por adentro y saber que uno no necesita eso, que si necesitan de uno, uno está para pensar o para reflexionar y decir algunas cosas pero uno no es pixeldependiente. Evidentemente por alguna razón a los que no piensan como yo los molesto, y por alguna razón a los que piensan como yo no les interesa hoy consultarme. No creo que sea tan grave.

- ¿Considerás que "678" fue un acierto o un error?

La forma en que "678" desnudó al periodismo en la Argentina es lo que le hace pagar la campaña que tuvo en su contra. Nadie fue tan radical en la crítica hacia los medios de comunicación, en demostrar como los periodistas constantemente muestran sus propias miserias, sus contradicciones, sus arreglos, sus idas y vueltas. ¿Cómo le van a perdonar a "678" eso que hizo? Posiblemente "678" haya tenido muchísimos errores. Yo fui solamente invitado, me ponen el sambenito de que fui panelista, de que participé de "678". Nunca gané un peso de "678". Me parece que "678" confrontó al periodismo argentino con sus propias miserias, y al periodismo no le gustó y entonces lo que hizo es romper el espejo en vez de revisar sus miserias. Acusar al espejo de monstruoso cuando lo verdadero monstruoso es la forma en que se hace periodismo en Argentina. Digo esto haciéndome cargo de que yo también fui periodista. La forma en que se opina hoy es una forma en la cual hace 10 años era impensado opinar.

- ¿Creés que hay periodismo militante del macrismo?

A mí nunca me gustó la frase "periodismo militante". Pero sí hay periodistas pagos por el Gobierno, hay periodistas que están operando para el Gobierno, hay periodistas que comparten ideológicamente la mirada del Gobierno, hay periodistas que han quedados resentidos con el kirchnerismo y apoyan a este Gobierno solamente por ese resentimiento. Nunca un gobierno tuvo tal poder de fuego mediático como el macrismo. Tiene los medios públicos y los medios privados a su favor. No hay un medio de verdadera oposición. El kirchnerismo por ejemplo tenia los medios públicos pero tenía los medios privados en contra. Incluso en el menemismo fue mucho más contradictoria la forma en que el periodismo manipuló a los oyentes. Algunas cosas apoyaba, otras no. Muchos de esos periodistas que hoy defienden al gobierno de Macri con absoluta entereza defendían al gobierno de Cristina (Kirchner) con absoluta entereza. E incluso en los pasillos de los medios de comunicación me decían que ellos eran kirchneristas y defendían al gobierno y ahora los ves operando para el macrismo. No sé de qué periodismo independiente hablan. Independiente de sus propias ideas debe ser ese periodismo, porque sino no se entiende...

- ¿Creés que Animales Sueltos o Intratables vino a cubrir ese espacio que cubría "678"?

Subirte al caballo del comisario requiere cierto coraje si el caballo del comisario corre contra el caballo del patrón. Si el caballo del patrón es el mismo que el caballo del comisario no tiene ningún coraje. El kirchnerismo se vio a sí mismo como oposición de los poderes concentrados en la Argentina. Defender a ese gobierno en contra de los poderes económicos hegemónicos en Argentina tenía algo de coraje. Defender a los poderes hegemónicos de la Argentina que coinciden con el Gobierno nacional no tiene nada de coraje. Al contrario, es una cobardía. Además en ningún momento desnudan las miserias del propio periodismo. Ni siquiera confrontan ideas o formas de pensar la política. Lo más interesante que tienen es Jorge Asis, que hoy me parece el personaje más interesante de la TV Argentina, aunque yo no opine lo mismo que él. Pero sí ahí hay un lugar donde se respira alguna contradicción. Los demás están casi puestos para decir lo que el poder económico y el poder político quieren, ambos hoy de un mismo lado. Defender ese poder es cobarde. Y desde ese lugar de poder absoluto atacar a los que no tienen nada de poder hoy a mí me daría vergüenza ajena. Porque criticar hoy al kirchnerismo es hacer leña del arbol caído. Habría que ver si tienen el mismo coraje para criticar a los que hoy tiene el poder, y no lo tienen. Entonces es ahí donde les pierdo un poco de respeto.

- Te digo tres nombres y los definís con una frase. Nicolás Maduro...

No estuvo a la altura de las circunstancias.

Luis Majul...

Es un problema cuando vos conocés a la gente de antes y ves en lo que se convierten.

- Florencio Randazzo...

Perdió una gran oportunidad. Podría haber generado una mayoría que pensara un proyecto desde el kirchnerismo y no contra el kirchnerismo y ese fue el peor error que cometió, se apuró.

- ¿Volverías a ser candidato?

Sí, de hecho soy candidato para la junta directiva de la UBA. A mí no me parece que la política y el periodismo sean contradictorios. Al contrario: hoy tenemos un montón de periodistas en las listas haciendo política. El problema es que ellos no dijeron cuáles eran sus simpatías, sus partidos. Yo he discutido en Intratables con un economista que ahora es candidato de (Sergio) Massa en la Capital Federal y él se hacia el economista independiente. Me hubieras dicho que jugabas para Massa y estaba todo bien. Entiendo que nadie puede ser objetivo, neutral e independiente pero no me engatuses. Esas son formas de mentirle a la gente. Contrariamente, los que más te dicen que no te mienten son los que más te mienten.

En esta nota