El Gobierno nacional hizo públicas las condiciones de compra del polémico bono a 100 años. Entre ellas figura la manera que futuros gobiernos podrían recomprar los títulos públicos para evitar cargar con un pasivo tan extendido pero a la vez advierte a los inversores que no hay garantía de que el plan económico de Mauricio Macri vaya a funcionar.

No solo por cuestiones políticas, como las elecciones legislativas, el Gobierno de Mauricio Macri advirtió que el efecto a largo plazo de las principales medidas, como el levantamiento del cepo, la apertura comercial, el programa de financiamiento y el tarifazo en servicios públicos es aun incierto.

Así lo hace saber en el apartado donde detalla los riesgos de esta inversión financiera. En la página 89 del anexo 2 publicado este miércoles en el Boletín Oficial expresa: "Si bien el gobierno de Macri considera que la economía nacional ha respondido en gran medida según lo previsto (...) no puede garantizarse cuál será el impacto a largo plazo de cada una de estas medidas sobre la economía nacional, ni que todas las medidas anunciadas podrán ser implementadas según se contempla actualmente".

Embed

Lejos del optimismo que suelen expresarlos funcionarios en las declaraciones públicas, el prospecto presentado a los eventuales inversionistas recuerda que "el gobierno de Macri ha adoptado importantes medidas para revertir el déficit fiscal, que incluyen una serie de medidas impositivas y de otro tipo destinadas a aumentar los ingresos, reducir los subsidios de energía, gas y transporte y controlar el gasto público". "No obstante, la República no puede garantizar que dichas medidas serán exitosas", agrega como corolario.

Luego, advierte que "si la economía argentina no se recupera y el crecimiento no se acelera, puede que no se alcancen los objetivos de déficit del gobierno de Macri, lo que afectará adversamente la economia y la situación financiera de la República, incluyendo su capacidad de pagar su deuda en el largo plazo".

El prospecto dedica algunos párrafos a hablar de la incertidumbre electoral y la posibilidad de que el Gobierno de Macri no alcance luego los acuerdos legislativos necesarios para que las "reformas" tengan continuidad y puedan profundizarse.