Los periodistas Marcelo Bonelli y Fernando Carnota revelaron cómo hacen para tratar de que no sean ni hackeados ni espiados.

Carnota afirmó al diario Perfil: “La seguridad es una preocupación de todos los colegas, pero uno termina relajándose. Lo principal, si no querés que se filtren cosas personales, es no crearlas en primera instancia. Y, en este sentido, soy muy prudente con las cosas que digo o publico. Además, trato de usar dispositivos seguros y actualizados, que me permitan borrar información de forma remota en caso de robo”.

El periodista que está en Animales Sueltos contó: “No me siento, sé que soy espiado. El tema es que, si te quieren pinchar, lo hacen. Por lo tanto, me cuido pero no me persigo. Por poner un ejemplo, si bien trato de usar canales seguros para hablar con fuentes, evitar WhatsApp no es una alternativa, ya que el 99% de la gente se maneja con esa aplicación”.

Por su parte, el periodista político económico de Canal Trece y diario Clarín reveló: “Trato de tomar todo tipo de recaudos, dentro de mis posibilidades. Chequeo periódicamente las medidas de seguridad a través de especialistas que conozcan muy bien sus mecanismos”.

“Sufrí dos ataques digitales. En el primero, junto a otros periodistas, entraron a mi casilla de email y la bloquearon. Se realizaron denuncias y estaban involucrados ex agentes de la ex Side. En 2015, mi teléfono y correos fueron pinchados por supuestos agentes de inteligencia. La denuncia la hizo en su momento la ahora ministra de seguridad Patricia Bullrich”, contó Bonelli.

Y cerró: “Es inadmisible que se vulnere la intimidad. Deberían ser acciones fuertemente sancionadas, pero lamentablemente no ocurre. Aunque diga lo mismo de forma pública o privada, me molesta que estas prácticas afecten a fuentes de información, así como también a familiares y amigos que nada tienen que ver con mi profesión”.