El juez Claudio Bonadio pidió información por exhorto a Suiza de las transferencias que recibió el titular de la AFI, Gustavo Arribas, en Suiza, y que fueran reveladas por el "cambista" Leonardo Meirelles.

Bonadio tiene a su cargo la denuncia que Arribas le hizo a Meirelles por falso testimonio, porque éste al declarar en videoconferencia ante la Justicia argentina reafirmó que hizo unas diez transferencias bancarias a favor del titular de la AFI por 850.000 dólares al oficiar como "valijero" de la constructora brasilera Odebrecht.

Según los dichos de Meirelles, las transferencias se hicieron desde el Estándar Chartered Bank de Hong Kong como en el HSBC de esa misma ciudad a nombre de las firmas RFY import y Export o DGX Import, todas controladas por él, en septiembre de 2013.

Meirelles aseguró que las diez transferencias fueron hacia la cuenta que Arribas tiene en el Credit Suisse en Suiza, aunque el funcionario siempre lo negó y reconoció sí que sólo recibió una transferencia por 70.475 dólares por una venta de muebles que hizo a un empresario brasilero.

La causa judicial contra Arribas nunca prosperó pues fue archivaday ahora está a estudio de la Corte Suprema de Justicia, pero Bonadio tiene a su cargo la causa por falso testimonio que Arribas le inició a Meirelles por sus dichos.

"A fin de demostrar la falsedad de los dichos de Meirelles o acreditar la veracidad de las aseveraciones del querellante, en cuanto a la recepción den su cuenta bancaria de una única transferencia de dólares, es que en el marco del tratado de asistencia judicial mutua en materia penal entre Argentina y la Confederación Suiza es que habrá de librarse rogatoria internacional ofreciendo reciprocidad en casos análogos", sostuvo Bonadio.

"Ello por cuanto resulta relevante a la hora de establecer la responsabilidad penal que podría caberle a Meirelles en el delito de falso testimonio" aunque también "demostrar si Arribas es veraz en la información que aportó no solo ante la Justicia argentina sino también en la opinión pública, siendo que de probarse los envíos de dinero podría caberle los delitos de cohecho y o tráfico de influencias", explicó el juez en su requisitoria a la que accedió la agencia Noticias Argentinas.

El exhorto, que será traducido al francés, se tramitará a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.