El Gobierno de Bolivia convocará al embajador de la Argentina, Normando Álvarez, para que brinde "explicaciones" sobre las declaraciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sobre los presos de ese país por narcotráfico, que consideró "desafortunadas".

"La Cancillería va a convocar a la representación diplomática, al embajador argentino acreditado en Bolivia, a objeto de pedirle una explicación (...) por estas declaraciones desafortunadas", afirmó el titular de Gobierno (Interior) boliviano, Carlos Romero, a la agencia internacional AFP.

En el marco del endurecimiento de la política migratoria que encara el Gobierno de Mauricio Macri, Bullrich se pronunció el martes en favor de "ordenar las relaciones con Paraguay, Bolivia y Perú" porque lanzó: "El 33 por ciento de los presos por narcotráfico en el país son de esas nacionalidades".

El ministro boliviano consideró, en respuesta, que la apreciación "no está respaldada por datos" y agregó: "Debemos rechazar esta suerte de estigmatización contra nuestros compatriotas que coincide con el discurso (del presidente estadounidense Donald) Trump, xenófobo, en apariencia conservador de los sentimientos patrioteros".

"Podemos tener diferencias políticas e ideológicas pero en materia de lucha contra la criminalidad no hay diferencia que valga, lo que hay que hacer es esfuerzos conjuntos y no politizar los temas", apuntó Romero en conferencia de prensa.

El cónsul boliviano en Argentina, Ramiro Tapia, ya había expresado el rechazo del gobierno de La Paz a las afirmaciones de Bullrich, aunque este miércoles su par de Interior, Rogelio Frigerio, le había recordado al país vecino la "buena predisposición migratoria de la Argentina".

De todos modos, Tapia ratificó este jueves que su país lamenta "la ligereza con la que habla la ministra de Seguridad argentina" y se mostró "indignado por semejantes apreciaciones".

"Estamos indignados por semejante apreciación y por el hecho de que los mandatarios hablen subjetivamente de temas tan álgidos como el narcotráfico y los delitos federales. Las estadísticas carecen de seriedad y enturbian a los países hermanos y naciones amigas", le respondió Tapia en declaraciones a la radio AM750.

El cónsul aclaró que el Gobierno boliviano enviaría una nota oficial rechazando los dichos de la ministra y también negó que fuera cierta la foto de un pasaporte con un sello de entrada a Bolivia que indicaba "Turista prohibido trabajar y estudiar", tal como circuló en las redes sociales.

"Ese sello es totalmente falso, no existe. Todos los extranjeros que quieran pueden venir a estudiar a las universidades bolivianas. Ha sido una foto trucada que se utilizó para tergiversar información", aclaró Tapia.

En esta nota