El gobernador de la provincia de Corrientesla pasó mal cuando le patearon un penal y casi se mata.

El blooper lo protagonizó cuando un nene le tiró desde los doce pasos. Ricardo Colombi no lo atajó, se fue para un costado y se dio la cabeza contra el piso.

Antes, el gobernador había pateado un penal en un barrio de emergencia de esa provincia y había metido el gol. Luego, se lo metieron a él.

Embed