Por la Ley del Blanqueo de capitales, quienes decidan ingresar deben pagar una multa según el monto declarado y el plazo de inscripción al programa. Pero hecha la ley, hecha la trampa. Muchos empezaron a aferrarse a la letra chica para evitar el peso de la alícuota. Así, una enorme cantidad de chicos mayores de 18 años empiezan a ser propietarios de la fortuna de sus padres.

Para pagar menos multa por el blanqueo, muchos padres ‘reparten’ entre sus hijos, siempre cuando tengan más de 18 años. Y, preferentemente, que sean solteros, de modo que si se llegase a producir un divorcio, no quede la mitad para su futura ex, cuenta el diario El Cronista.

Es que por la norma, si le dan hasta $305.000 no tienen que pagar nada, y si les transfieren hasta $800.000, la alícuota es de sólo el 5%. Lo mismo si les ponen a nombre de ellos inmuebles: deben pagar también el 5%.

En los tres casos pueden hacerlo hasta el 31 de marzo de 2017, ya que el porcentaje de la multa no varía (sólo cambia del 10 al 15% desde el 1 de enero a partir de $ 800.000). Pero partiendo desde dólares se producirá un ahorro importante, por la devaluación esperada en el tipo de cambio: $ 16,58 se están negociando los contratos de dólar futuro en Rofex.


Pero otra de las razones de blanquear a nombre de los herederos, añade el matutino, es evitar un potencial impuesto a la herencia. "Las versiones más fuertes rondan entre un 5% y 6% para las transferencias que se realicen entre familiares directos (hijos, padres y cónyuges) y alícuotas de hasta 10,5% para el resto de los casos. Es lo que pasa hoy en la provincia de Buenos Aires y en Entre Ríos como ‘impuesto a la transmisión gratuita de bienes’", confió al matutino Ezequiel Passarelli, Tax Manager de SCI Group.

El inversor comentó que "también se habla de simular lo que ocurre en los países desarrollados, como Reino Unido, Japón y Suiza, donde tienen alícuotas muy altas, de hasta el 40% en el caso de los Estados Unidos".

En esta nota