Uno de los directores del Banco Central, Pedro Biscay, sostuvo que la política de la autoridad monetaria "no es bajar la inflación, sino el salario". Advirtió que el presidente de la entidad, Federico Sturzenegger, "está tropezando con su propia estrategia".

"La política de Sturzenegger no es bajar la inflación, sino bajar el salario. Entre el 14 de Junio y el 5 de julio, los trabajadores perdieron $ 487 de sus salarios. Esta pérdida no es una cuestión menor: el salario medido en dólares pasó de estar en U$S 491 a U$S 463. Si uno saca hace números se da cuenta de que en este periodo de tiempo, los trabajadores han perdido $ 480", graficó Biscay.

Ante este panorama, reclamó a Sturzenegger que "advierta que la dinámica que está teniendo este proceso es peligrosa desde el punto de vista del salario, del empleo y del conjunto de precios de la economía. Si esta dinámica se mantiene por varios días más vamos, a tener consecuencias muy negativas en el manejo de la economía".

Según el funcionario, "el mercado financiero, y todos sus indicadores, están mostrando que la percepción que tienen con respecto a la inflación es que ésta no va a bajar. El cumplimiento de las metas que se había propuesto el Banco Central, que para fines de este año tenían que estar en un rango de entre el 12% y 17%, es incumplible".

LEER MÁS: El dólar sube sin tregua: rompió la barrera de los $ 17,50

"La proyección que tiene el mercado, hoy, sobre las metas de inflación en el relevamiento de metas que hace el Banco Central, da 21,6%. Es decir, que estamos un 4,6% arriba de las metas trazadas por el Banco Central", añadió.

En declaraciones radiales, Biscay señaló que el mercado financiero "ve que durante la primera semana de julio la inflación está cerca del 1%, que el primer semestre llega al 12,8%; entonces el mercado está diciendo 'yo sé que ustedes no van a cumplir'".

"Cuando el mercado financiero dice esto, comienza a recalentar el dólar y pide tasas. Pide tasas porque, fundamentalmente, el modelo de metas de inflación que se fue construyendo a lo largo de estos 18 meses está basado en un esquema de altas tasas de interés y liberación de las relaciones de control de los tipos de cambio", enfatizó el director que asumió durante la gestión de Alejandro Vanoli.

Según Biscay, "por el precio que tenía el tipo de cambio al 14 de junio, los exportadores de granos han decidido esperar un poquito para liquidar la cosecha, hay cercada de U$S 5.000 millones por liquidarse. Eso también tendrá un impacto en el tipo de cambio dentro de las próximas semanas. Ahora hay un tipo de cambio más favorable para los exportadores".

El funcionario consideró que este modelo "favorece a la entrada a capitales especulativos de corto plazo, orientados a generar rendimientos entre la tasa de interés y el tipo de cambio. Hoy, cualquier asesor financiero te va a decir que si tenés un tipo de cambio arriba de $ 17 y, una tasa de interés de arriba del 5%, como la que hay hoy, todavía conviene seguir apostando a seguir posicionándote en pesos".

"Hay una primer lectura que puede ser que el modelo de metas de inflación se empezó a morder la cola, y Federico Sturzenegger se está tropezando con su propia estrategia", advirtió. En ese sentido, evaluó que el jefe de la autoridad monetaria "por un lado intenta bajar la inflación y, por otro, tiene que tomar una decisión sobre el tipo de cambio, sobre la base de un esquema donde él decidió renunciar a una serie de variables que el Banco Central tiene para incidir sobre la tasa de interés y los tipos de cambio". "Ahora solamente actúa con una herramienta que es la tasa de interés y, del otro lado, se encuentra un mercado ávido de dólares", resaltó.

En esta nota