Por los 180 despidos de Puma en La Rioja, el diputado nacional Luis Beder Herrera sintió "una mezcla de impotencia y desesperación". La empresa UNISOL, propietaria de la marca, notificó de los despidos en las plantas de Chamical y Chilecito. Herrera recordó que ayudó "mucho a Puma" y llegó a tener 1.000 trabajadores.

El exgobernador denunció la política de atropello por parte del gobierno nacional y consideró que la política llevada adelante a nivel nacional afecta principlamente a la industria textil y el calzado.

"Estamos con mucha bronca", manifestó y pidió al ministro de Defensa, Julio Martínez, que realice gestiones para evitar estos despidos masivos. "Que se ponga los pantalones y defienda a nuestra gente", sentenció.

LEER MÁS: Por la apertura de importaciones, Puma despidió a 160 empleados

Beder Herrera precisó que "ya nos tienen harto con estas políticas". Ante esto, explicó que "si lo hacen con discapacitados no van cerrar fabricas".

En marzo, UNISOL ya había cerrado la planta que tenía en Sanagasta dejando sin trabajo a más de 100 operarios.

En esta nota