El ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, brindó un reportaje a a la Revista Noticias y sostuvo que el Conicet no debe financiar el estudio de la Edad Media, entre otras cuestiones.

"Si quieren investigar en historia medieval que lo hagan, en las universidades. El Conicet no es una agencia de empleo, no puede ser que miles de becarios vean al Conicet como la única alternativa para una carrera estable", dijo el funcionario.

En respuesta, Carlos Astarita -investigador del Conicet y profesor de Historia Medieval en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA- escribió en Página 12: "La opinión es vulgar y trillada; lo insólito es escucharla en boca del ministro de Ciencia".

Astarita además escribió: "Hegel decía que el estudio del pasado se inicia en el presente. Indicaba así la íntima relación entre aquello que, en palabras de los lingüistas, se ha denominado análisis sincrónico y análisis diacrónico. Con esto se pretende decir que estudiar la situación actual argentina (que el ministro avala) presupone estudiar una historia que no se inició en 1810 sino que se remonta a mucho antes, a la conquista española, y más allá a la Edad Media. Ese estudio es indispensable si se pretende acceder a los fundamentos de la cuestión actual y con ellos a un pensamiento crítico que el gobierno ya condenó".

El profesor redobló la apuesta: "Un libro de Silvia Magnavacca, investigadora del Conicet, pone de manifiesto la sabiduría que atesoraba en filosofía medieval. Su lectura le evitaría al ministro exponer su torpeza, aunque se le opone un escollo insuperable: la profesora Magnavacca escribió una obra demasiado elevada para la estatura intelectual de Barañao".

LEER MÁS: Panquecazo de los científicos contra Barañao

En esta nota