El saliente presidente de Ecuador, el socialista Rafael Correa, tildó de decisivo al balotaje que se cumple el domingo en su país para la izquierda y la derecha en América Latina ante la reciente "reacción conservadora".

"Yo no llamaría crítico; sí un momento decisivo porque hemos tenido una reacción conservadora en los últimos años" en la región, expresó el mandatario a la prensa tras sufragar en un colegio electoral en el norte de Quito.

"Las elecciones ecuatorianas son muy importantes para ver si continúa esa tendencia (conservadora) o retoma fuerza la tendencia progresista", agregó Correa.

El mandatario apuntó que "no solo la patria grande (América Latina) lo está viendo; lo está viendo el mundo entero, las elecciones ecuatorianas".

Los ecuatorianos eligen al sucesor de Correa, en el poder desde 2007, entre el exvicepresidente oficialista Lenín Moreno y el opositor exbanquero de derecha Guillermo Lasso.

El resultado del balotaje podría inclinar la balanza en favor de la derecha, que retornó en Argentina, Brasil y Perú, en lo que algunos llaman la "restauración conservadora".

Al ser consultado por la AFP sobre lo que está en juego para Ecuador, el gobernante socialista dijo: "el futuro, continuar con estos cambios históricos o volver al pasado".

Correa, cuyo mandato concluirá el 24 de mayo próximo, se convirtió en el mandatario que más tiempo permanece en el cargo después de la crisis institucional que vivió Ecuador entre 1996 y 2007, en que tuvo siete gobernantes (tres de ellos derrocados y varios de derecha).

En esta nota