Un informe de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) sostiene que aumentó la cantidad de presos en cárceles federales durante los primeros dos años del gobierno de Cambiemos y alerta que el incremento de la población de personas privadas de su libertad llevó a sobrepasar la capacidad máxima de las prisiones, que están sobrepobladas.

En base a datos del Servicio Penitenciario Federal, el informe establece que las cárceles federales han funcionado durante los últimos años con una ocupación cercana al 90% de su capacidad de alojamiento declarada. Al finalizar el período 2016 la tasa de ocupación ha mantenido su tendencia creciente, superando durante todos los meses de 2017 su máximo histórico, funcionando con sobrepoblación general.

Embed

Los datos indican que en 2014 había 9.971 presos en cárceles federales, mientras que en el segundo trimestre del 2017 aumentó a 11.531. La capacidad total de alojamiento en estas prisiones es de 11.314 plazas, es decir que sobran 217 personas.

"Los fracasos de las experiencias internacionales que pretendieron controlar el delito y reducir la inseguridad a partir de políticas punitivas de "mano dura" ya han corroborado que estos programas no hacen más que impactar de forma negativa en los índices de prisonización y en las condiciones materiales en las que se desarrolla el encierro penitenciario", alerta el informe de la PPN.

Embed

Desde el organismo, que depende del poder legislativo, alertaron además que la sanción de la ley 27375 -que modifica la ley de Ejecución de la Pena- impide la reinserción de los presos y puede aumentar aún más la cantidad de detenidos. "Planea la imposibilidad para determinados delitos del acceso a salidas transitorias, semilibertad, libertad condicional y libertad asistida ampliando considerablemente la lista de delitos excluídos de estos derechos", sostuvieron.

LEER MÁS: Alarmante aumento de las muertes por ahorcamiento en la cárcel de Ezeiza

En esta nota