Ante la creciente inflación, los hogares vuelven a endeudarse con los bancos para poder pagar las cuentas. Según los datos del Banco Central, este tipo de créditos se incrementaron 32%.

El volumen de préstamos a fines de octubre fue de $ 201.780 millones, que se compara con los $ 152.244 millones del mismo mes del año pasado. Contra el mes previo, esta línea registró un crecimiento récord, de $ 7.607 millones.

LEER MÁS: El crecimiento de la deuda pública no para: amplían Letra por U$S 600 milllones

"Todavía no se está viendo una recuperación firme porque la variación es menor a la inflación", rescató Guillermo Barbero, de First, a El Cronista.

En el sistema bancario las opiniones se dividen entre quienes ven en esta reactivación uno de los primeros indicadores de mejora de la economía y los que consideran que más bien es un parche, es decir, que se trata de familias endeudadas que recurren a un préstamo para saldar una deuda anterior. "Nosotros lo atribuimos a la baja de la inflación, más allá de la confianza", analizaron en Banco Macro.

El primer día de noviembre, la tasa promedio de préstamos personales relevada por el BCRA se ubicó en 39,3% y quebró la barrera del 40% por primera vez desde el 18 de diciembre de 2015. "En algunos casos, y según el convenio que tenga el cliente con el Banco, el interés puede tener un piso hasta en 23%", comentaron en una entidad. "Tenemos préstamos con tasas promocionales a partir de 36%, según el tipo de cliente", dijeron desde una entidad bancaria.

En esta nota