La policía catalana identificó a un joven marroquí de 22 años como el autor material del atentado en La Rambla de Barcelona, de quien se difundieron las primera imágenes oficiales huyendo del lugar, y elevó el número de víctimas mortales a 15, en una jornada en la que se volvieron a vivir escenas de miedo en la turística ciudad.

En una conferencia de prensa en en la sede da la Conserjería del Interior, el jefe de la policía catalana, Josep Lluis Trapero, confirmó oficialmente que quien conducía la camioneta que arrolló y mató a 13 personas en La Rambla de Barcelona es Younes Abouyaaqoub, e informó que tras el ataque, el joven atravesó a pie el mercado de La Boquería, según imágenes a las que tuvo acceso el diario El País.

De acuerdo con la investigación, Abouyaaquoub habría atravesado el barrio de El Raval, y desde allí, a pie se dirigió a la zona Universitaria donde robó un coche en un estacionamiento.

Las pesquisas suponen en ese punto que acuchilló al propietario del auto, Pau Pérez, y luego se puso al frente del volante para dirigirse hacia la avenida Diagonal, donde arrolló a una sargento de la policía catalana en uno de los controles de seguridad que se habían instalado en las salidas de la ciudad tras el atentado de La Rambla.

La primera hipótesis de la Policía fue que el hombre había muerto por disparos que le propinaron dos agentes cuando con su auto rompió uno de los retenes montados para cercar a los yihadistas. Inicialmente no se lo relacionaba con el ataque, pero la autopsia determinó que Pérez murió a puñaladas.

Por su parte, el consejero de Interior catalán, Joaquim Forn, no descartó que Abouyaaquoub esté fuera de España, y por ello se lo está buscando en "todos los países europeos", según declaró en una entrevista realizada por Catalunya Radio.

La confirmación de la muerte de Pérez, un joven que vivió en varios países, entre ellos Argentina, elevó a 15 la cantidad de personas fallecidas durante los ataques de Barcelona y Cambrils, a los que se suman la muerte a manos de la Policía de cinco atacantes abatidos en esta última localidad costera.

Entre las víctimas se encuentran seis personas de nacionalidad española, una de ellas con doble nacionalidad española y argentina, tres tienen nacionalidad italiana; otras dos portuguesa, una belga, una estadounidense, una canadiense y otra doble nacionalidad australiana y británica.

Según la reconstrucción de la Policía catalana, el yihadista marroquí llegó hasta Sant Just Desvern, donde abandonó el vehículo -encontrado después con Pau Pérez en su interior- frente al edificio Walden y desde allí habría hecho una llamada telefónica y luego se esfumó. Hasta ahora se desconoce su paradero.

La pasada madrugada, la Policía desplegó un gran dispositivo policial en las localidades de Girona y Manlleu en busca de Abouyaaqoub, quien residía en Ripoll.

La investigación de los atentados sigue la hipótesis de que los ataques en Barcelona y Cambrils fueron obra de una célula yihadista integrada por al menos 12 personas y liderada por el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, quien también está prófugo.

Sin embargo, durante la ronda de prensa, Trapero informó que la policía posee "indicios bastante relevantes y sólidos" de que Es Satty es uno de los muertos del miércoles pasado en la explosión de una vivienda en la que preparaban probables ataques.

En esta nota