El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires finalmente le otorgó este martes por la tarde a los gremios docentes la autorización para instalar durante siete días la "escuela pública itinerante" en la Plaza del Congreso, tras la represión policial del pasado domingo.

La decisión del Ejecutivo porteño fue anunciada durante una conferencia de prensa que encabezó el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Capital Federal, y en el marco de una nueva jornada nacional de paro en repudio a la actuación de las fuerzas de seguridad frente al Congreso Nacional.

Los educadores ya comenzaron a armar nuevamente la estructura, que podrá permanecer en la plaza hasta las primeras horas de la mañana del próximo miércoles 19 de abril, de acuerdo al compromiso firmado por ambas partes.

Las autoridades locales confirmaron que los sindicatos presentaron los documentos pertinentes para la habilitación y se comprometieron a "cumplir los plazos" otorgados, "no cortar las calles" y devolver "el lugar en las condiciones en las que se encuentran" actualmente.

El anuncio del Gobierno porteño llegó en el marco de un nuevo paro de los educadores, quienes reclaman que se llame a una paritaria nacional, mientras el Ejecutivo insiste en que las discusiones salariales se resuelvan con las autoridades provinciales.

Clara Muzzio, subsecretaria de Uso del Espacio Público porteña, explicó que los gremios cumplieron con "todos los requisitos". Los representantes sindicales entregaron "la solicitud, los informes técnico, presentaron el croquis de la estructura y los seguros de responsabilidad civil", indicó Muzzio.

La escuela pública itinerante que comenzaron a montar nuevamente los maestros en la Plaza del Congreso es una estructura sostenida por tubos metálicos que simula a un colegio: va a tener un aula, un área de descanso con un asta y una bandera y una sala de estar. La idea de esta escuela itinerante es exhibir el reclamo e informar sobre la situación en la que se encuentran las negociaciones por el aumento salarial a orquestas escolares, programas socioeducativos y a las cooperativas escolares. También estaba previsto que allí acudan senadores y diputados para explicar los proyectos de financiamiento que son tratados en el Congreso.

Se espera que acudan al menos treinta alumnos por día. "La idea es que después esté en distintos puntos del país", explicó Eduardo López, titular de UTE

En esta nota