Rubén Lasagno -quien ofició como corresponsal del Grupo Clarín en los destrozos a la Casa de Alicia Kirchner- fue denunciado en 1997 por una docente de La Pampa luego de que éste la visitara en nombre de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) en la Facultad de Ciencias Humanas de esa provincia.

La denuncia fue revelada por el portal Nuestras Voces. Según el portal, Lasagno visitó a la docente Vilma Di Pego para conocer “todas las investigaciones” que realizaba la pedagoga junto con sus alumnos.

Días después, Lasagno le confesó que trabajaba para la SIDE y que su estadía allí respondía al desembarco de los servicios de inteligencia en la ciudad de Santa Rosa.

El periodista Sebastián Premici había develado los vínculos de Lasagno con los servicios de inteligencia:

Embed

Por el episodio, el entonces secretario general de los docentes universitarios provinciales, Jorge Scarone denunció “el apriete” de Lasagno y dijo que “los informadores atentan por simple presencia” contra la autonomía universitaria y la libertad de los docentes y alumnos.

Por su parte, la Unión Cívica Radical de La Pampa, el presidente del bloque de Diputados, Leopoldo Bonaveri había presentado un pedido de informes para que el Poder Ejecutivo Nacional explicase los motivos de la presencia de Lasagno en la facultad de Ciencias Humanas.

De acuerdo a Nuestras Voces, Lasagno se refugió en Santa Cruz con la salida de Hugo Anzorreguy de la SIDE y el creciente poder de Antonio "Jaime" Stiuso. Hoy Lasagno es director propietario del sitio antikirchnerista Opi Santa Cruz, se volvió defensor de los docentes y corresponsal ad honorem del grupo Clarín.