El abogado de Marcos Bazán, a la salida de los Tribunales de Lomas de Zamora, reveló a la prensa un dato desgarrador: Anahí Benítez estaba viva cuando fue enterrada.

"Lo que dice la autopsia es que recibió algunos golpes, que perdió la consciencia. Habla de una serie de punzadas que tienen dos centímetros de profundidad. Además, señala que la muerte se pudo haber producido por asfixia, es decir que cuando la enterraron tenía pérdida de conocimiento, pero no que había fallecido antes", aseguró Lucio de la Rosa.

El representante legal de Bazán precisó que el estudio forense hace referencias a lesiones y a "un estado de inconsciencia en el momento en el que fue enterrada". También agregó que tiene hematomas y que tenía "tierra en la boca". "Se puede inferir entonces que murió enterrada, es decir que tenía conocimiento en ese momento", resumió tajante.

En tanto, su defendido Bazán, el único detenido que queda en la causa, declaró este martes por la noche ante la fiscal Pérez y sostuvo que nunca vio a Anahí.

El hombre fue arrestado este domingo durante un allanamiento realizado en su casa cercana a la estación Santa Catalina de la Línea Roca Haedo-Temperley, la que fue marcada por un perro rastreador como uno de los lugares en los que podría haber estado Anahí.

Los investigadores encontraron en la vivienda manchas de sangre y restos de arroz, el mismo alimento que fue encontrado en el estómago de la joven asesinada, entre otros elementos.

De la Rosa sostuvo que ese arroz era el que le daba el detenido a sus perros, y que su defendido asegura no conocer a Anahí.

En declaraciones al canal Crónica, remarcó que su cliente "tiene novia" para de esa manera explicar la presencia en su casa de cabellos y elementos de mujer encontrados.

La fiscal esperaba los resultados de las pericias que se realizaron a los celulares de la víctima y de los sospechosos y de los elementos secuestrados para sumar a la causa.

En esta nota