Gustavo Arribas, jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), se presentó este miércoles en los tribunales federales de Comodoro Py pero no declaró en la causa en la que se le imputa haber recibido dinero por parte de un operador de la empresa brasileña Odebrecht, involucrada en casos de corrupción.

Arribas se retiró de los tribunales fotocopias de la causa y comunicó que posteriormente enviaría a su abobado Alejandro Pérez Chada para que presente el descargo por escrito.

El funcionario está acusado de recibir en su cuenta de Suiza unos 600 mil dólares, aunque él asegura que solo realizó una operación por 70 mil de esa moneda, correspondiente a la venta de un inmueble.