El director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, salió a aclarar que los más de 70 mil dólares que recibió de parte de un operador de la constructora Odebrecht fueron por el pago de "bienes muebles" en el marco de la venta de una casa.

Arribas mostró el documento de la venta de la vivienda, donde figura el nombre del comprador, pero en un cambio respecto a su versión original, indicó que la transferencia estuvo asociada a esa transacción pero por la venta de "bienes muebles". Luego de que se desatara la polémica por su supuesta participación en el escándalo de coimas brasileño conocido como "Lava jato", en el que el operador Leonardo Meirelles lo señaló como receptor de casi 600 mil dólares, Arribas admitió haber recibido 70.475 dólares por la venta de un inmueble.

Este jueves ante la comisión bicameral de Inteligencia el jefe de la AFI afirmó que el dinero recibido correspondía a "bienes muebles", lo que despertó las dudas de la oposición que escuchó su exposición, ya que previamente había señalado que se trataba de la venta de un inmueble. Ahora, Arribas salió a aclarar que "la única transferencia" que recibió "obedecía a parte de una operación de compraventa de un inmueble, más precisamente a los bienes muebles existentes en la propiedad".

En la escritura que hizo pública no figura la venta de los "muebles", por lo que el funcionario nacional presentó una declaración hecha por el brasileño Átila Reys Silva el pasado 19 de enero, en la que asegura haber pagado el 26 de septiembre de 2013 "en moneda extranjera la suma de 70.500 dólares" en concepto de "la compra de los muebles que integraban el inmueble" en cuestión.

"El pasado viernes 27 de enero presenté un escrito ante la Justicia en el que expresé que la única transferencia que recibí y se acreditó en mi cuenta por 70.475 dólares estadounidenses obedecía a parte de una operación de compraventa de un inmueble, más precisamente a los bienes muebles existentes en la propiedad", afirmó el jefe de los espías.

LEER MÁS: Para Clarín, Arribas no cambió su testimonio

En un comunicado, continuó: "En esa misma presentación ante el juez, manifesté que el adquiriente de los muebles me había exigido confidencialidad acerca de la referida transacción comercial. En el día de la fecha, y ante el pedido de mi parte para que revea dicha confidencialidad, el comprador me liberó de tal exigencia".

Arribas remarcó que en la documentación que presentará "ante la Justicia a la brevedad" surge que "el motivo de la operación fue la venta de los muebles existentes en la propiedad; que el monto pagado por los mismos fue de 70.500 dólares estadounidenses;y que el 16 de octubre de 2013 el comprador tomó posesión del inmueble y los bienes muebles existentes".

En esta nota