El jefe de la central de inteligencia argentina (AFI), Gustavo Arribas, negó "rotundamente" las sospechas de corrupción en su contra por el caso Odebrecht y afirmó que "no es la primera vez" que quieren "difamarlo" desde que está al frente de la agencia de espías.

Al igual que la semana pasada, el funcionario admitió haber recibido 70 mil dólares, pero desconoció haber recibido 594.518 dólares como lo aseguró una nota del periodista Hugo Alconada Mon publicada en el diario La Nación.

Arribas prometió además aportar a la justicia pruebas y documentos pertinentes, entre ellos la declaración del comprador de una casa por la que recibió 70 mil dólares.

LEER MÁS: Macri sabía de la denuncia contra Arribas antes de que se publicara

Según el funcionario -que vive actualmente en un departamento que le alquila a Macri en el barrio de Palermo- ese dinero es lo único que recibió de una cifra cercana a los 600 mil dólares a los que aludió el financista brasileño "arrepentido" que habló de la supuesta vinculación de Arribas con el escándalo de corrupción Lava Jato, donde está involucrada Odebrecht.

Embed

Arribas by El Destape on Scribd

El fiscal Federico Delgado, designado junto al juez Rodolfo Canicoba Corral, al frente de la causa contra Arribas, pidió hoy la imputación del funcionario, después de que la diputada Elisa Carrió ratificara su acusación.