El Gobierno busca destrabar un eventual paro de la CGT este miércoles, con la reunión que mantiene junto al triunvirato director de la central sindical. Los ministros les harán saber cuál es la oferta final de la Casa Rosada en relación al reclamo por el bono de fin de año y el cobro del impuesto a las Ganancias sobre los salarios.

LEE MÁS "Día D para la CGT: define si va al paro"
En el sindicalismo reinaba la cautela, como desde siempre que empezaron las conversaciones con el Gobierno. Diversas voces salieron a advertir que si la oferta no es satisfactoria, impulsarán el paro nacional para el que el triunvirato recibió el mandato en el último comité confederal. Mientras tanto, el sindicalismo mantiene un debate caliente en su seno, entre quienes quieren impulsar una medida de fuerza, como Pablo Moyano, y quienes prefieren esperar, a pesar de los efectos sobre el salario de los trabajadores.

La oferta final

Desde la Casa Rosada ya dejaron traslucir cuál sería su propuesta: un bono de hasta mil pesos para jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y eximir del impuesto a las Ganancias al medio aguinaldo de aquellos asalariados que ganen hasta $45 mil en bruto. Los encargados de ponerle la cara a la oferta serán el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.


Será una comitiva más reducida, ya que a la reunión de hace 10 días asistieron, además de Triaca y Quintana, los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y Producción, Francisco Cabrera.


Según indicaron a la agencia DyN fuentes del oficialismo, en la reunión de gabinete de ayer Triaca brindó un informe acerca de las "divisiones" sindicales y se mostró confiado en alcanzar un acuerdo. Trascendió también que el funcionario habría apuntado a que como en la central obrera "no hay un liderazgo concreto" podría "resultarles difícil" a los jefes sindicales "convocar a un paro".

La postura gremial

En el sindicalismo se resignaron a que no haya reapertura de paritarias, pero aguardan a concretar una "mesa con el Gobierno y los empresarios" para que los privados "también se comprometan con el bono". Algunos popes del gremialismo sostienen que la reunión tripartita que ellos están buscando será motivo de conversación el sábado en el Vaticano entre el papa Francisco y el Presidente.

Antes de amenazar con un paro, los gremios ya se reunieron con dirigentes del peronismo, la Iglesia, movimientos sociales y la UIA. A pesar de eso, el argumento de seguir apelando al dialoguismo aun se mantiene en el seno de la discusión de la CGT sobre qué postura tomar.

Del otro lado, los movimientos sociales y la CTA vienen impulsando endurecer la posición ante el ajuste del Gobierno sobre los sectores populares, como se vio en la última Marcha Federal.