Argentina se convirtió en 2016 en el país con más pérdida de poder adquisitivo en la región, según un informe del observatorio de políticas públicas de la Universidad de Avellaneda (Undav) publicado hoy por el diario Página/12.

De acuerdo al trabajo, aceite de girasol, fideos, huevos, harina, carne, tomates, arroz, leche y pan fueron algunos de los productos de la canasta básica que registraron aumentos de precios el año pasado muy por encima de la actualización que recibieron los salarios.

Durante el primer año del gobierno de Mauricio Macri, que implicó un fuerte salto de los precios en el mercado interno por la devaluación, la quita de retenciones y el aumento de los combustibles y servicios públicos: "Hubo un cambio en el paradigma económico el año pasado que provocó una fuerte pérdida de poder adquisitivo para los sectores vulnerables de la población", mencionaron.


Según el informe de la Undav un salario mínimo alcanzó para comprar 242 litros de aceite en 2016, cuando servía para comprar 517 litros en 2015, es decir una merma del poder de compra del 53 por ciento.

En kilos de harina la reducción fue del 43 por ciento; en paquetes de fideos, del 25 por ciento; en kilos de carne picada, de 32 por ciento, y en litros del leche, de 37. Al tomar en cuenta 16 productos de consumo masivo para armar una canasta básica, el documento registró que un salario mínimo pudo comprar 11 por ciento menos en 2016 en relación con lo que lo hacía en 2015.

En esta nota