El Gobierno y las empresas petroleras alcanzaron un acuerdo por el precio del barril de petróleo y, de esta forma, se allanó el camino para que el Ejecutivo implemente un aumento del 8% en el precio de las naftas y el gasoil.

"Si bien no es una decisión del ministerio, creo que con alto nivel de probabilidad las naftas y gasoil, todos los productos por igual, mañana estarían aumentando en un 8 % y este sería el único aumento en este trimestre. El próximo será en la primer semana de abril", señaló el ministro de Energía, Juan José Aranguren, a periodistas acreditados en el Palacio de Hacienda luego de reunirse con petroleras.

LEER MÁS: El Gobierno presiona a las petroleras con la suba de la nafta

Aranguren se encontró con las empresas por la mañana, pero continuó la negociación por la tarde tras no haber alcanzado un acuerdo. El aumento de las naftas y el gasoil en las estaciones de servicio ya había sido anunciado para hoy por el Gobierno, pero luego impuso la condición de que se firme este convenio.

Ese barril tiene un precio promedio de unos U$S 60 y el Gobierno pretende que descienda al mismo nivel que el barril internacional de "light sweet crude" (WTI), que este miércoles ganaba 32 centavos y alcanzaba los U$S 51,14 en los contratos para entrega en febrero en el mercado de Nueva York.

Esa diferencia que ronda los U$S 9 a favor del petróleo argentino había sido acordada en su momento por el kirchnerismo para garantizar ingresos a las compañías y que no despidieran trabajadores, pero ahora la administración Cambiemos quiere "normalizar" el mercado.

En esta nota