Un dato fuerte sobre la economía que va directo al corazón del relato del macrismo: apenas uno de cada cinco dólares ingresados al país por extranjeros tuvo como destino alguna inversión en la economía real.

El dato es sobre febrero y lo confirma el balance cambiario de ese mes, publicado por el Banco Central.

El BCRA muestra que del total de US$ 588 millones que ingresaron ese mes no residentes sólo US$ 98 millones tuvieron algún destino productivo.

Sucede porque los US$ 491 millones restantes se volcaron a inversiones de portafolio o financieras, para aprovechar el diferencial de rendimiento que ofrece el país frente a otros mercados semejantes en un mundo aún caracterizado por los bajos retornos para este tipo de colocaciones, informa una nota del diario La Nación.

"Los datos muestran que sólo una quinta parte de la inversión extranjera estuvo ligada al aparato productivo, es decir, podría tener impacto directo sobre actividad o empleo. No es una buena noticia para un Gobierno que necesita reactivar", afirmó a ese diario el economista Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur).

En esta nota