En un duro dictamen, la fiscal Gabriela Boquin volvió a apuntar contra la familia Macri por el acuerdo entre Correo Argentino y el Estado nacional. Allí, la funcionaria judicial acusa de "conducta contraria a la buena fe" a la empresa, y remarca que solo 15 días antes del acuerdo presentó una demanda contra su principal acreedor.

Boquin subrayó en su escrito que Correo Argentino presentó una denuncia contra el Estado por presuntas inversiones impagas. ¿Cuándo hizo esa demanda? El 13 de junio de 2016, unos 15 años después de la convocatoria a acreedores, 13 después de perder la concesión y solo dos semanas antes de acordar en una audiencia el pago de la deuda de 295 millones de pesos /dólares con la actual administración.

Esa demanda supera con crecer el monto que le reconoce al Estado: 1.800 millones de pesos, más unos $570 millones, a los que demanda actualizar con una tasa de interés del 11 por ciento hasta el 2009 y luego, a otra tasa a convenir. Ese número es superior al interés que le reconoció al Estado en el plan de pagos, de solo 7 por ciento a pagar al 2033.

LEE MÁS "La oposición pide la interpelación de Aguad en el Congreso"

Es por ello que Boquin advierte que Correo Argentino SA actuó con una "conducta contraria a la buena fe procesal" por haber demandado a su principal acreedor, exigiéndole una deuda superior, mientras se encontraba negociando la deuda por el canon impago de la década del '90.

Por ello, Boquin concluye que se trata de un elemento más que probaría el "comportamiento abusivo" de la empresa del grupo SOCMA.

LEE MÁS

Embed

La polémica de los intereses

En otro párrafo, la funcionaria judicial respondió a los cuestionamientos respecto de los intereses computados desde el concurso preventivo, en septiembre de 2001. Por ello, cita como antecedente el caso Capital Food SA s/concurso preventivo, en el que se aseveró que el ya famoso artículo 19 de la ley de Concursos y Quiebras establece la suspensión de los intereses, "pero no su condonación". Y por último, recuerda que, en caso de recibir un fallo en contra, apelará para llevar el caso ante la Corte Suprema de Justicia.