Lo que se venía sugiriendo por lo bajo ahora quedó plasmado en un documento oficial: el Gobierno espera no perder en las próximas elecciones para acelerar con el ajuste sobre empleados estatales, subsidios y jubilaciones.

Según consigna el diario Clarín, el Gobierno presentó ante inversores norteamericanos el prospecto del bono a 100 años por 2.750 millones de dólares, un récord para la historia del país. Allí, destacan que una mala performance de Cambiemos en los comicios de octubre “podría impactar en la política argentina, y por lo tanto, en la economía”.

LEE MÁS "Campaña del miedo: la extorsiva tapa de Clarín"

La noticia, que en la portada del diario se presenta como una mala noticia, implica que el Gobierno estima que no podrá implementar su plan de ajuste contra la ciudadanía si no recién, paradójicamente, respaldo de la misma en las urnas.

El prospecto del nuevo bono consta de tres partes: cuestiones legales del título de deuda, un análisis de la "herencia" que recibió el Gobierno de Macri y los "riesgos e incertidumbres". En este último punto, el documento destaca “la incertidumbre política, incluyendo los efectos de las elecciones de mitad de término de octubre de 2017”.

LEE MÁS

Embed

“El resultado podría debilitar la confianza y afectar de manera adversa la economía argentina y las condiciones financieras”, destaca el documento.

Allí, reconoce que a las medidas implementadas, como el levantamiento del cepo y el recorte parcial en lo subsidios, precisan ahora de "medidas legislativas", atadas al resultado de Cambiemos en octubre. Además, destaca que “la habilidad de la administración Macri de implementar las medidas legislativas requerirá obtener apoyo de los partidos políticos de la oposición”.

El establishment aguarda por medidas que recorten el déficit fiscal y a la vez bajen impuestos, paradójicamente. Para eso, habría que recortar gastos y el pago de jubilaciones es uno de los que está en la mira.

Embed