El Gobierno le mostró los dientes al sindicalismo y dispuso una serie de controles sobre los gremios justo en el día del paro general contra la política económica de Mauricio Macri. Entre ellas, pretende imponer el voto electrónico en la elección de autoridades gremiales.

La disposición 7 de la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales establece mayores controles sobre los gremios. El motivo elegido para publicarlo no es menor. Luego de un año en el que el Gobierno negoció con sindicatos, la recesión y los despidos forzaron a los popes cegetistas a llamar a un paro nacional contra la política económica.

Las sugestivas "recomendaciones" del Ministerio de Trabajo incluyen impedir que sean candidatos a conducir a los gremios quienes tienen causas penales o civiles abiertas. A su vez, pide el sistema de voto electrónico para los comicios internos, el mismo sistema que no pudo imponer en las elecciones nacionales.

"Hágase saber a las entidades sindicales (...)el listado de recomendaciones" establece la disposición en su único artículo. Las mismas incluyen incluyen mayor regulación en la conformación de las juntas electorales; la prohibición de que sean candidatos quienes tienen causas; un mayor control de las reformas, estatutos y cuentas; y rigurosidad en la aplicación de toda la normativa como el cumplimiento del cupo femenino en las listas electorales.

Según informaron voceros oficiales a la agencia Noticias Argentinas, la resolución es una "respuesta legal" al paro dispuesto por la CGT y precisaron que el impedimento de ser candidatos por tener procesos abiertos puede alcanzar a Omar Viviani, jefe de los peones de taxis, luego de haber sido denunciado por ordenar que "den vuelta los autos" de aquellos conductores que salieran a trabajar.