El presidente de Boca, Daniel Angelici, reconoció este martes haber estado "mal" en llamar al presidente del Tribunal de Disciplina y al presidente de AFA para pedir que no perjudiquen a su club, aunque afirmó que es una práctica habitual en el fútbol argentino.

"Está mal ese llamado, pero es habitual eso en los dirigentes. Todo lo que hago es para que no perjudiquen a mi club. Sólo pedí que el árbitro se equivoque lo menos posible y que las sanciones para los jugadores (Leandro Marín y Cristian Erbes) se cumplan en amistosos", afirmó en conferencia de prensa.

LEÉ MÁS

Embed

Además, dijo que volvería a llamar a autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) si entiende que a su club lo están perjudicando los arbitrajes. "Si los arbitrajes nos perjudicaran, volvería a hacer lo mismo", afirmó tajante.

Y continuó: "Cuando vos llegás a momentos importantes siempre lo que el dirigente quiere saber es qué terna arbitral te toca", explicó en conferencia de prensa.

Asimismo, señaló que si el juzgado encabezado por Manuel De Campos "quiere dar a conocer todos los audios que están en la causa que lo haga".

"Era potestad del juez tener intervenido mi teléfono porque se estaba investigando una causa de la relación con la barrabrava, pero acá nadie se pregunta por qué salieron del juzgado, ya que se viola la privacidad", cerró a la vez que remarcó que jamás pensó en renunciar tras conocerse la escucha.