La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, informó este jueves que llegó a un principio de acuerdo con el Gobierno nacional para la extensión de una asistencia financiera que permita sanear las cuentas del distrito, y aseguró que no exige despedir empleados públicos, como se habría planteado originalmente.

Kirchner, al dejar la Casa Rosada tras mantener una reunión con el presidente Mauricio Macri, se declaró “conforme” con el encuentro con el presidente Mauricio Macri, y anunció que “el acuerdo se va a celebrar esta semana o la semana que viene, no está firmado aún” aunque adelantó que consistirá en “un fondo fiduciario (por 1.200 millones de pesos), un fondo con un crédito del Banco Nación (por 750 millones de pesos)”, y que aún se trabaja “sobre un bono local”.

“Este acuerdo exige la madurez política que tienen que tener una gobernadora y un presidente de la República. Hablamos con toda seriedad para ver cómo sacar adelante a Santa Cruz”, planteó la gobernadora, quien admitió que “en todo acuerdo siempre hay metas (fiscales) y esperamos cumplirlas, pero nunca dejando a la gente afuera”.