La industria del libro en la Argentina también sufre la crisis. Un informe realizado por la Cámara Argentina del Libro (CAL) muestra que mientras aumentan las importaciones, caen las ventas, dos características que desploman la producción de las editoriales locales.

En el primer semestre de 2016, las cifras revelaban una notable caída de la producción local respecto del mismo período de 2015. Durante el último año del gobierno kichnerista la producción en el primer semestre fue de 41.129.047 ejemplares, mientras que en el 2016 fueron 32.806.205. La cifra volvió a caer en 2017, con una producción de 25.115.762 ejemplares publicados. Es decir que en dos años de gobierno macrista, la producción local se redujo en 16 millones de libros.

Embed

Durante el primer semestre del año, el déficit en la balanza comercial por la compra de libros en el exterior fue de 37 millones de dólares, mientras que durante todo el 2016 fue de 50 millones de dólares.

LEER MÁS: En protesta por la caída de las ventas, regalarán 30 mil libros

Las ventas también muestran una caída desde que comenzó el gobierno de Mauricio Macri y tuvieron picos de desplome del 25 por ciento. En los últimos meses, de acuerdo al matutino, se generó un leve repunte.

Embed

En la Argentina el mercado editorial se basa, sobre todo, en la literatura infantil y juvenil que acapara el 41% de las publicaciones.

Por último, la nota de La Nación revela que el mercado editorial aún no comenzó con la revolución informática que se preveía, debido a que el 80 por ciento de las publicaciones son de papel y del resto (20%) sólo el 15 por ciento son nativos digitales, es decir son creados para pantallas.