La canciller Susana Malcorra admitió este lunes que el Gobierno inició ante el Congreso de los Estados Unidos el proceso para adquirir armamento militar de "rezago", donde remarcó que no se trata de una "compra" pero sin embargo dijo que se busca "material a un precio sumamente descontado" y aclaró que el interés comenzó en 2015 bajo el mandato de Cristina Kirchner.

"Esto es algo que no es una compra. Es habitual que Estados Unidos mande a rezago material militar que para la mayoría de los países sería material interesante. Lo que hay que hacer es un planteo al Congreso de los Estados Unidos de potencial interés en ese material de rezago para que sea considerado en su evaluación. En esa lista que está circulando hay dos ítems cuyo pedido viene del año 2015, es decir, de la administración anterior", explicó.

En declaraciones a radio La Red desde Washington, donde se encuentra para participar de una reunión especial de la OEA en la que se evaluará la situación en Venezuela, la funcionaria pidió manejar el tema "con responsabilidad", ante la denuncia presentada por el kirchnerismo en los últimos días.

Embed

En ese marco, afirmó que "las Fuerzas Armadas están evaluando un refuerzo en su armamento, están viendo opciones, y una opción es conseguir material de buena calidad a un precio sumamente descontado".

"Esto es un primer paso de un largo proceso, eso es lo que se presentó al Congreso de los Estados Unidos", añadió.

Días atrás, y luego de un informe periodístico que hablaba de una compra de material militar a los Estados Unidos por 2 mil millones de dólares, el bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ pidió la interpelación al ministro de Defensa, Julio Martínez, y a Malcorra.

Sin embargo, desde el Gobierno negaron esa operación y explicaron que solo existía una "inquietud de conocer las posibilidades de acceder a programas de cooperación y/o ayuda militar que requieren del visto bueno de ese país", por los Estados Unidos.