Luego de las causas contra la ex presidenta Cristina Kirchner, el ex ministro Julio De Vido y varios sindicalistas que no se someten a los pedidos del Gobierno nacional, Clarín deslizó que el próximo blanco de la Casa Rosada y el Poder Judicial sería el diputado nacional Máximo Kirchner.

Esto, lo hace a pesar de reconocer (al pasar) que las causas para pedir un eventual arresto y desafuero del líder de La Cámpora "son menos consistentes".

Según publicó el diario oficialista, en la Casa de Gobierno esta situación le genera "regocijo" y "temor" en partes iguales. Por un lado, asegura que formaría parte de la declamada "guerra contra las mafias" y por otro por el impacto político que el pedido de detención de un diputado tendría.

Para sustentar las causas en su contra, cuentan con el impulso del juez Claudio Bonadio, que ya procesó a Cristina Kirchner por la causa de dólar futuro y Hotesur y tiene a su cargo la denuncia de Nisman por encubrimiento, y un informe que prepara la propia AFIP, conducida por Alberto Abad.

El juez estudiaría luego si seguir investigando o pedirle a la cámara de Diputados el desafueron de Máximo Kirchner, algo que el Gobierno nacional ya intentó infructuosamente con el ex ministro de Planificación Federal.