La diputada de Cambiemos Elisa Carrió aseguró esta noche que el ex ministro de Planificación Federal de la gestión kirchnerista, Julio De Vido, era “el gran coimero” y que "nunca pensó que iría preso" porque el ex funcionario "tenía todas las relaciones con empresarios, sindicalistas y políticos".

LEER MÁS: Un hombre de Papel Prensa estará al frente del Grupo Indalo

“De Vido sabe todo", expresó una de las arquitectas de la fundación de Cambiemos y señaló que De Vido era quien le pedía la plata y era quién arreglaba todo con los empresarios y que “los tenía a todos atados y extorsionados”.

Y ahí, diferenció entre empresarios que "hicieron negocios" y los que fueron "obligados" aunque no condenó a estos últimos. "Las empresas fueron extorsionadas por De Vido, hay que diferenciar entre los que hicieron negocios y las que fueron obligadas", apuntó.

Embed

En declaracione sa TN, Carrió afirmó que “De Vido preso es un regalo de Dios” e insistió en definir a esa “matriz de saqueo” como “una asociación ilícita”.

Asimismo, señaló que ella misma había creído que “el sistema entero lo iba a proteger”, con lo cual entendió que la “Argentina se va limpiando” y “hoy es un día histórico” por el hecho de que el ex ministro kirchnerista haya quedado tras las rejas.

Embed