Luego de que el arrepentido Leonardo Meirelles confesara que le pagó coimas a Gustavo Arribas, el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), lo denunció por "falso testimonio" y "cohecho". El operador del escándalo del Lava Jato brasileño hizo transferencias de parte de Odebrecht al funcionario nacional. La presentación fue efectuada ante la Cámara Federal y tras el sorteo quedó a cargo del juez federal Claudio Bonadio.

En tanto, la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Eduardo Riggi, Angela Ledesma y Juan Carlos Gemignani, será la que decida si se reabre la causa contra Arribas, a raíz de haber sido apelado su sobreseimiento por la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), que conduce Sergio Rodríguez.

La acusación de Arribas contra Meirelles tuvo lugar luego de que el pasado jueves el brasilero, quien se acogió a la delación premiada en Brasil, declarara ante la Justicia argentina que el jefe de la AFI cobró U$S 850.000 en transferencias bancarias producto de coimas pagadas por Odebrecht. Según el arrepentido, se pagaron 10 transferencias y toda la documentación la tiene la Justicia brasilera.

LEER MÁS: El oficialismo salió a pedir que Macri separe del cargo a Arribas

"Señor juez, he dicho reiteradamente que Meirelles miente y que con su intervención no elegida por mi sólo he recibido una sola transferencia bancaria", recalcó Arribas, ya que él reconoce un único pago de U$S 70.500 por la venta de bienes muebles. Según Arribas, existe una "mendacidad con la que se ha pronunciado un condenado por la justicia penal de Brasil".

Si bien denunció solo a Meirelles, el jefe de la inteligencia aseguró que detrás de la declaración, la primera ante la Justicia argentina, estuvieron intereses de funcionarios públicos aunque no precisó quiénes.

Como medida de prueba, Arribas solicitó que se pida al Credit Suisse sucursal Zurich si entre el 25 y el 27 de septiembre de 2013 él recibió pagos de una firma controlada por Odebrecht. Además, pidió que se soliciten copias al juzgado de Rodolfo Canicoba Corral de la causa en su contra, puesto que allí fue sobreseído por inexistencia de delito.

La causa no está cerrada del todo porque la PIA apeló el sobreseimiento y ahora la decisión final la tendrá la Sala III de Casación. Ello porque en segunda instancia, la Cámara Federal dio por desistida la acusación a raíz que el fiscal ante el Tribunal Germán Moldes desistió de persistir la imputación contra Arribas.

En esta nota