Un allanamiento en Ezeiza a una cultivadora que regala aceite de cannabis a pacientes medicinales terminó en escándalo: detuvieron a la mujer, agredieron con un arma de fuego a una periodista que cubría el caso y encima la terminaron imputando por un delito que no cometió.

"En el día de ayer, la periodista Lúcia de Souza Madeira, miembro de la revista THC, fue agredida mientras trabajaba en la cobertura del allanamiento en el que fue detenida la cultivadora y activista Adriana Funaro", revela un comunicado de la revista THC, que reivindica los derechos de los consumidores de marihuana.

"El agresor es Héctor Osvaldo Laporta, el vecino que presuntamente realizó la denuncia anónima que sirvió de punto de partida para iniciar la causa contra Funaro. Durante el procedimiento que se llevó adelante en la localidad bonaerense de Ezeiza, Laporta comenzó a insultar a las personas que se encontraban presentes, entre los que había activistas, vecinos y familiares de los niños a los que Adriana les provee gratuitamente el aceite de cannabis con el que llevan adelante sus tratamientos", señala.


El comunicado relata lo peor: "Cuando la periodista de THC intentó tomar una fotografía, Laporta sacó un arma de fuego y frente a las fuerzas policiales y a una veintena de testigos congregados en el lugar disparó al piso. "No saben con quién se metieron", fue su amenaza antes de golpear y sacarle un diente a Nicolás Breg, una de las personas que manifestaban su apoyo a Funaro. La policía decidió no detener a Laporta, argumentando que no habían visto nada ni escuchado el disparo".

En una insólita decisión, "finalizado el allanamiento en el que Adriana Funaro fue detenida y acusada de "cultivo y posesión de estupefacientes", la periodista Lúcia de Souza Madeira se dirigió a la Comisaría 5º del barrio "La Unión" de Ezeiza para realizar la denuncia correspondiente por agresiones, amenazas y uso de arma de fuego. En el lugar, el comisario a cargo de la dependencia, sin presentarse, ordenó a sus subordinados no tomarle la denuncia, incumpliendo los deberes de funcionario público y cometiendo un delito. A cambio, el comisario envió un agente a entregarle a la periodista una citación de la UFI Nº2 de Ezeiza a cargo del fiscal Carlos Alberto Hassan para presentarse a declarar en la dependencia judicial acusándola del delito de "coacción" y "violación domicilio", es decir, por haber sido ella quien habría ingresado a la casa de Laporta y lo habría amenazado".

Foto: Imagen del allanamiento (Izq.) y Héctor Osvaldo Laporta, segundos antes de disparar (Der.)